ARTÍCULOS

  
Alteraciones radiologicas en la Lesion Medular

Rev Mex Neuroci 2002; 3(5) 261

Alteraciones radiológicas

en el lesionado medular

Dr. José A. Barnés Domínguez, Dr. Juan E. Bender Del Busto, Dra. Elizabeth Hernández González, Dr. Erduy Infante Velázquez


 

RESUMEN

Realizamos un estudio descriptivo retrospectivo de los pacientes con lesiones medulares ingresados en la Clínica Ra - quimedular del CIREN durante el período 1998-2000 que presentaban alteraciones radiológicas. La muestra estuvo constituida por 50 pacientes. Revisamos las historias clínicas y obtuvimos los siguientes datos: grupos de edad, sexo, país de procedencia, tipo de lesión medular, etiología, exámenes radiológicos indicados, así como las principales alte - raciones reportadas según aparatos o sistemas. Predominó el grupo de edad de 23-31 años, con 19 casos (38%), per - tenecientes al sexo masculino, los cuales procedían de Argentina, Venezuela, Portugal y México, siendo portadores de una paraplejia postraumática por accidente automovilístico. Los principales hallazgos radiológicos detectados en el es - tudio fueron: osteoporosis, calcificación heterotópica, divertículos vesicales, litiasis vesicular, fracturas vertebrales e hi - dronefrosis bilateral.

Palabras clave: Lesión medular, pacientes lesionados medulares, fracturas vertebrales.

Rev Mex Neuroci 2002; 3(5): 261-265

Radiological changes in patients with spinal cord lesion

ABSTRACT

We performed a retrospective descriptive study of the patients with spinal cord lesions hospitalized at the Rachime - dular Clinic at CIREN, during 1998-2000 who presented radiologic alterations. The sample comprised 50 patients. We reviewed clinical records, from which we obtained the following: age groups, sex, country of origin, type of spinal cord lesion, etiology, indicated radiological test, as well as the main reported alterations related to apparatuses or sys - tems. Results: A male age group 23-31 years old composed of 19 cases for a (38%), who were from Argentina, Vene - zuela, Portugal and Mexico, all bearers of postraumatic paraplegia caused by motor vehicle accidents. The main radio - logical findings in the study were: osteoporosis, heterotopic calcification, diverticuli, and lithiasis of the urinary blad - der, vertebral fractures and bilateral hydronephrosis.

Key words: Medular lesion, medular lesioned patients, vertebral fractures.

Rev Mex Neuroci 2002; 3(5): 261-265


 

 


 

INTRODUCCIÓN

La lesión de la médula espinal se caracteriza por parálisis de diferentes niveles y grados de exten­sión, así como por pérdida de la sensibilidad con disfunción vesical, intestinal y sexual.1 El principal objetivo en el tratamiento inicial del paciente con lesión medular es conseguir su supervivencia y pre­venir toda pérdida adicional de la función neuro­lógica. En el CIREN atendemos pacientes con lesio­nes raquimedulares a través de un equipo multi­disciplinario constituido por neurólogos clínicos, urólogos y fisiatras, quienes se apoyan en estudios de imagen para precisar la estabilidad de la colum­na vertebral, la existencia o no de fijación metáli­ca, las presencia de fracturas a cualquier nivel, los cambios osteoporóticos y las alteraciones de los ór­ganos abdominales, lo que permitirá planear la posterior rehabilitación intensiva. El objetivo ge­

Centro Internacional de Restauración Neurológica CIREN Avenida 25 núm. 15805 entre 158 y 160, Cubanacán, Playa, La Habana, Cuba, C.P. 11300.

e-mail: barnes@neuro.sld.cu

neral de la exploración radiológica del raquis es detectar lesiones o hallazgos “sospechosos” para enfocar en ellos los siguientes estudios. Por ello, debe existir una comunicación fluida entre el mé­dico de urgencias, el radiólogo, el neurocirujano, el traumatólogo y el intensivista.2 Dicha evalua­ción neuroradiológica debe incluir las proyeccio­nes anteroposterior y lateral de todas las regiones espinales. La tomografía simple ayuda a diagnosti­car fracturas y luxaciones, siendo especialmente útil cuando hay signos de compresión sobre el ca­nal medular. La resonancia magnética se realiza cuando el estado clínico del paciente lo permite, sobre todo cuando hay datos de alteraciones neu­rológicas susceptibles de ser corregidas con ciru­gía. En los traumatismos vertebrales torácicos y lumbares se indica además la gammagrafía. Otros estudios incluyen radiografías simples, ultrasono­

grafías y urogramas.3,4

El objetivo de este trabajo es reportar las alte­raciones radiológicas presentes en el paciente con lesión medular.


 

262 Rev Mex Neuroci 2002; 3(5)

MATERIAL Y MÉTODO

Realizamos un estudio descriptivo retrospectivo de las alteraciones radiológicas de los pacientes con lesión medular que ingresaron a la Clínica Ra­quimedular del CIREN durante el periodo 1998­2000. La muestra estuvo constituida por 50 pacien­tes, a los cuales se revisó su historia clínica para ob­tener información sobre la edad, sexo, país de pro­cedencia, tipo de lesión medular, etiología, exáme­nes radiológicos indicados y principales alteracio­nes reportadas por aparatos o sistemas.

 

RESUL TADOS

La distribución por grupos de edad, la distribu­ción por sexo, el lugar de origen de los pacientes y la expresión clínica de las lesiones se muestran en las tablas 1, 2, 3 y 4 respectivamente.

El accidente automovilístico (31.62%), la herida por arma de fuego (8.16%) y la inmersión en aguas poco profundas (6.12%) fueron las principales cau­sas de lesión medular (tabla 5). Los estudios radio­lógicos más solicitados fueron las radiografías de columna dorso-lumbar, pelvis ósea, rodillas y tobi­llos (tabla 6). La osteoporosis (45 casos), la calcifica­ción heterotópica;18 las fracturas vertebrales;9 los divertículos vesicales,7 la vejiga irregular6 y la hi­dronefrosis bilateral5 fueron las principales altera­ciones relacionadas. Las alteraciones radiológicas analizadas por aparatos y sistemas se muestran en la tabla.7

 

DISCUSIÓN

La edad, la frecuencia por sexo y la expresión clínica en nuestros pacientes es similar a la repor­tada en estudios previos.5-7 Lo mismo sucede con las principales causas del trauma medular. 8-12

Las lesiones de la médula ocurren en 10-14% de los pacientes con fracturas o dislocación de la co­lumna vertebral, siendo inmediatas en el 85% de los casos. Las lesiones traumáticas de la médula cervical pueden ser debidas a luxaciones atlanto­occipitales, fracturas del atlas, luxación atlanto­axial o de la columna cervical inferior. En caso de fracturas debe realizarse una radiografía AP, en la que se evaluará desde la apófisis odontoides (C2) hasta la 7a vertebral cervical. La radiografía late­ral se realiza cuando el paciente cursa con altera­ción del nivel de conciencia, cuando hay síntomas y signos de trauma medular, cuando el mecanismo de lesión es de alto riesgo, en las lesiones esquelé­ticas múltiples y en todo traumatismo por encima de las clavículas. La radiografía de tórax es útil pa­ra observar fracturas, desviaciones anómalas o en­sanchamiento mediastínico ocasionado por un he­matoma paravertebral secundario a una fractura vertebral.

Las radiografías dorsales y lumbares antero­posterior y lateral están indicadas en pacientes con traumatismos múltiples, alteración del nivel de conciencia, sospecha clínica de dolor, signos neuro­lógicos, anormalidad en la radiografía de tórax, presencia de lesión cervical, mecanismo lesional de alto riesgo o presencia de lesiones asociadas con dolor competitivo que distraiga al paciente y difi­culte la valoración.

La tomografía computarizada se debe realizar en todos los pacientes con fracturas, luxaciones y fracturas-luxaciones inestables, así como en aque­llos con déficit neurológico incompleto, cuando no se visualizan C1-C2 y C6-D1. La TAC proporciona una excelente visualización de las estructuras ra­quídeas, tanto de los elementos posteriores como del canal medular; la Resonancia Magnética (RM) se indica en presencia de un déficit neurológico in­completo o en progresión.

La ultrasonografía se utiliza para evaluar las pa­tologías del hígado, vesícula, vías biliares y pán­creas, siendo de gran utilidad en el estudio de los dolores agudos y crónicos del abdomen, en la pa­tología ureteral, vesical, ginecológica y renal.

La uretrocistografía miccional está indicada en el estudio del reflujo vesico-uretral, hematuria, pa­tología prostática y en los estudios urodinámicos. Además, define los contornos de la vejiga y la pre­sencia de divertículos.13

La osteoporosis conduce a un riesgo aumenta­

do de sufrir fracturas.14,15,16 En el lesionado medu­

lar la osteoporosis constituye una complicación im­portante y se localiza en las áreas paralizadas debi­do a la inmovilización y a la pérdida de la biome­cánica normal del hueso.17

La calcificación heterotópica se presenta el 16 y 53% de los lesionados medulares y afecta cadera, rodillas, codos y hombros, fundamentalmente en los primeros cuatro meses de la lesión. Es produci­da por disminución de la irrigación sanguínea en la zona del trauma y se asocia a hipercalcemia; se ca­racteriza por calor, edema, fiebre y masa en los te­jidos referidos que recuerdan una trombosis veno­sa profunda, se confirma por el aumento de la fos­fatasa alcalina y por la radiología.18

La lesión del tracto urinario superior es una po­sible causa de disfunción vesical en lesionados me­dulares espinales. Los hallazgos más comunes son hidronefrosis, reflujo vesicoureteral y pielonefritis. Este estudio evalúa la prevalencia de anormalida­des del tracto urinario superior por ultrasonido en una población de lesionados medulares espinales (cervicales, dorsales y lumbares) detectándose hi­dronefrosis, cálculos renales y pielonefritis crónica por medio del ultrasonido.19


 

CONCLUSIONES

ósea, rodillas, manos, uretrocistografía miccional y

La lesión medular sucede con mayor frecuencia                         ultrasonido abdominal y renal. Las alteraciones ra­

entre los varones de 20 a 30 años, manifestándose                           diológicas más reportadas fueron la osteoporosis,

con generalmente con una paraplejía postraumá-                              calcificación heterotópica, fracturas vertebrales,

tica. Los estudios radiológicos de mayor utilidad                              divertÍculos vesicales y litiasis vesicular. son los de columna dorso-lumbar, tobillos, pelvis

Tabla 1

Edad de los pacientes

Grupos de edad

Númer o

%

14-22

17

34

23-31

19

38

32-40

6

12

41-49

7

14

50-58

-

-

59-67

1

2

Total

50

100

Fuente: historias clínicas:    En nuestro estudio de un total de 50 casos analizados predominó el grupo de edad de 23-31 años con 19 pacientes 38% (tabla 1).

Nuestros resultados coinciden con los de otros autores.5,6 Otom A.S. y cols. precisan que el grupo de edad (21-30 años) fue el más comprometido (35.8%), seguido del menor de 20 años (24.5%) y con una incidencia inferior el de 31-40 años (15.9%).5

Tabla 2

Distribución por sexo

Sexo

Númer o

%

Masculino

31

62

Femenino

19

38

Total

50

100

Fuente: historias clínicas: Se observa una mayor proporción de pacientes del sexo masculino (31 casos) en nuestro trabajo (ta­bla 2). Esto se ajusta a lo reportado por otros autores.6 Maharaj J.C. en el trabajo sobre “Epidemiología de la lesión medular en Fiji: 1985-1994”, describe un predominio del sexo masculino (87%).6

Tabla 3

Países de procedencia

País de procedencia

Númer o

%

Argentina

18

36

Portugal

6

12

Venezuela

6

12

México

5

10

Colombia

2

4

Libia

2

4

Jamaica

2

4

Cuba

1

2

Paraguay

1

2

Uruguay

1

2

Chile

1

2

Panamá

1

2

Italia

1

2

Ecuador

1

2

Granada

1

2

Brasil

1

2

Total

50

100

Fuente: historias clínicas:     Durante el periodo 1998-2000 prevalecieron los pacientes lesionados medulares procedentes de Argentina, Portugal y Venezuela con 18 y seis casos para 36 y 12% respectivamente (tabla 3).


 

Rev Mex Neuroci 2002; 3(5) 263


 

264 Rev Mex Neuroci 2002; 3(5)

Tabla 4

Expresión de la lesión medular

Expresión

Númer o

%

Paraplejía

26

52

Cuadriplejía

19

38

Paraparesia

4

8

Cuadriparesia

1

2

Total

50

100

 

Tabla 5

Etiología de la lesión medular

Etiología

Númer o

%

Accidente automovilístico

31

62

Herida por arma de fuego

8

16

Inmersión en aguas poco profundas

6

12

Tumor intramedular

3

6

Absceso epidural

1

2

Caída de altura

1

2

Total

50

100

Tabla 6

Exámenes radiológicos indicados

Tipo de examen radiológico

Númer                              o

%

Rx tobillos

38

76

Rx pelvis ósea

32

64

Rx rodillas

31

62

Rx columna dorsolumbar

23

46

Rx manos

13

26

Uretrocistografía

13

26

Us. Abdominal

10

20

Rx col. cervical

9

18

Rx codos

7

14

Us renal

6

12

Rx columna L-S

5

10

Rx hombro derecho

5

10

Rx hombro Izquierdo

4

8

Rx de tórax

3

6

RMN cráneo

1

2

TAC de senos perinasales

1

2

RMN columna dorsal

1

2

Gammagrafía osea

1

2

         

 

 


 

REFERENCIAS

1. Mazaira J, Labanda F, Romero J, García ME, et al. Epidemiolo­gía de la lesión medular y otros aspectos. Rehabilitación (Ma­drid) 1998;32:365-372.

2. Traumatismos raquimedulares evaluación radiológica, disponi­ble en internet: http//www.Uninet.edu/tratado/c110608.html, consultado el 17 de abril del 2002.

3. FJ Romero Ganuza, F La Banda Brusí, C Gambarruta, ME Gar­cía Leoni, J Mazaira Álvarez. Tratamiento inicial del daño me­dular. Rehabilitación (Madrid) 1998;32:377-386.

4. Ugarte Suárez JC. Traumatismos. Manual para elección de téc­nicas imagenológicas en la práctica clínica, Centro de Investiga­ciones Médico-Quirúrgicas (CIMEQ) 1999;82-84.

5. Otom AS, Doughan AM, Kawar JS, Hattar EZ. Traumatic spinal cord injuries in Jordan-An epidemiological study; Spinal Cord 1997;35:253-255.

6. Maharaj JC. Epidemiology of spinal cord paralysis in Fiji: 1985­1994, Spinal Cord 1996;34:549-559.

7. Exner G, Meinecke FW. Trends in the treatment of patients with spinal cord lesions seen within a period of 20 years in Ger­man Centers, Spinal Cord 1997;35:415-419


 

 

 

1. SOMA:

-Osteoporosis 45 (90%) -Calcificación heterotópica 18 (36%) -Fracturas vertebrales 9 (18%). -Estrechamiento del espacio articular 6 (12%). -Cambios artrósicos 6 (12%). -Rectificación de la lordosis cervical 5 (10%). -Fracturas costales 4 (8%). -Escoliosis dorsolumbar 3 (6%). -Estrechamiento del espacio lumbosacro 3 (6%) -Subluxación de hombro 2 (4%). -Retrolistesis 2 (4%). -Periostitis humeral                                1                                                             (2%).

3. Digestivo:

-Litiasis vesicular                                5

-Pólipo vesicular                                 1 -Aumento de la ecogenicidad hepática 2

4. Genitourinario: -Diverticulos vesicales -Vejiga irregular -Hidronefrosis bilateral -Litiasis vesical -Reflujo vesico ureteral -Fibroma uterino -Pielocaliectasia izquierda -Atrofia renal derecha -Ectasia de la uretra posterior

7 (14%). 6 (12%). 5 (10%). 2 (4%). 2 (4%). 2 (4%). 2                  (4%).

1               (2%).

1               (2%).

2. aparato respiratorio:

-Atelectasia paracardiaca izquierda 1 (2%). -Engrosamiento de la mucosa nasal 1 (2%). -Proyectil parte axilar campo 1 (2%). pulmonar derecho

5. Sistema nervioso:

Siringomielia                                       1               (2%).

Infarto medular C3-C4                        1               (2%).

Rev Mex Neuroci 2002; 3(5) 265

8. Pajareya K. Traumatic spinal cord injuries in Thainlad: an epide­miological study in Sirijaj Hospital 1989-1994, Spinal Cord 1996;34:608–610.

9. Suyama T, Nihei R, Kimura T, Yano H, et al. Rehabilitation of spi­nal cord injury in the National Rehabilitation Center for the di­sabled of Japan: Profile of a spinal service, Spinal Cord 1997;35(11):720-4.

10. De Vivo M.J. Causes and cost of spinal cord injury in the United States, Spinal Cord 1997;35(12):809-813.

11. Martins F, Freitas F, Martins L, Dartigues JF, Barat M. Spinal cord injuries. Epidemiology in Portugal Central Region, Spinal Cord 1998;36:574-578.

12. Karacan I, Koyuncu H, Pekel O, Sumbuloglu G, Kirnap M, et al. Traumatic spinal cord injuries in Turkey: an nation-wide epide­miological study, Spinal Cord 2000;38(11):697-701.

13. Ugarte Suárez JC. Traumatismos. Manual para elección de téc­nicas imagenológicas en la práctica clínica, Centro de Investiga­ciones Médico-Quirúrgicas (CIMEQ) 1999;82-84.

14. Concensus Development Conference, Diagnosis, prophylaxis and treatment of osteoporosis, Am J. Med 1993;94:646-650.

15. Hui SL, Siemenda CW, Johnston CC Jr. Age and Bone mass as predictors of fracture in a prospective Study, J Clin Invest 1998;81:1804-1809.

16. Wolf AD, Delmas PD. How can we reduce the burden of osteo­porosis?, Ballieres Clínical Rheumatology 1997;11,31:451-454.

17. Biering Sorense F. et al. Longitudinal study of bone mineral content in the lumbar spine, the forearm and lower extreme­ties after spinal cord injury, Eur J Clin. Invest 1995;20:330-5.

18. Restrepo R. et al. Rehabilitación de la persona con lesión medu­lar. Rehabilitación en salud: una mirada médica nece saria, Uni­versidad de Antioquia, Colombia 1995;240-247.

19. Virgili G, Finazzi Agro E, Giannantoni A, D. Amico A, Germani S, Petta F, Vespasiani G. Ultrasonography of the upper urinary tract in patients with spinal cord, Arch. Ital Urol Androl 2000 dec 72(4):225-7.


 

Recomienda este artículo a un amigo

Volver al Menú